Diego Torres: "La música une lo que las demás cosas separan"

Diego Torres: "La música une lo que las demás cosas separan"

  • 24 Noviembre 2019 a las 1:03 am

El cantante argentino opina, en una entrevista, sobre la crisis política y social que atraviesan países como Chile y Bolivia. "Somos un continente joven, a lo mejor, que está haciendo su camino", dijo.

Sus canciones están llenas de optimismo. Sus opiniones también. El músico y actor argentino Diego Torres (48), conocido por sus interpretaciones de "Color esperanza", "Penélope" o "Sueños", se anima a hablar, en una entrevista con Efe, sobre temas de política latinoamericana e igualdad de género.

Los acontecimientos recientes de Chile y Bolivia lo sorprenden en medio de su gira por España. "La música une lo que las demás cosas separan", dice y comenta que espera que en la región prime siempre la democracia.

Además, cuenta que le encanta que la gente tome sus canciones como bandera y, en relación al autor de "Color esperanza", Coti Sorokin, señala que le está agradecido y lo respeta mucho.

"CREO QUE EN ARGENTINA ESTAMOS TRATANDO DE CUIDAR LA DEMOCRACIA".

-- ¿Habrá colaboraciones en su nuevo álbum?.

-- Siempre va a haberlas. Me parece que es algo dinámico que viene pasando en la música y que vengo haciéndolo. Aunque prefiero que aparezcan por sí solas más que anunciarlas.

-- Cada vez más, los artistas se manifiestan sobre temas políticos. ¿Qué opina sobre lo que está pasando en Chile, Bolivia y Ecuador, por ejemplo?.

-- Son situaciones parecidas pero diferentes. Creo que hay que mirarlas con objetividad. En el caso de Chile, es un país más ordenado, con un estado menos corrupto, mejor administrado y lo que el pueblo demanda, con razón, es igualdad de oportunidades para que los ciudadanos puedan estudiar y tenga, por igual, mejores condiciones de vida.

Creo que Chile está en condiciones de dárselo, así que deseo que de alguna manera pacífica los estudiantes y la juventud puedan llevar a cabo sus propuestas, ser escuchados y tener una buena resolución.

-- ¿Y en Bolivia?.

-- El caso de Bolivia es un caso raro, donde uno solamente lee información de un lado y de otro. No parece muy democrática la forma en la que se vienen dando las cosas. Ni la elección, ni lo que pasó después. El pueblo boliviano se merece una vida en democracia ordenada, con elecciones transparentes.

Y, de alguna manera, creo que en Argentina estamos tratando de cuidar la democracia. El ejercicio de votar, que gane uno, que gane otro, que gobierne, que haya una transición en paz es lo ideal. Me gustaría ver más encuentros, más acuerdos de diferentes opiniones políticas.

Se trata de una región en la que están sucediendo muchas cosas, pero lo que rescato es que no se pierda la democracia. Somos un continente joven, a lo mejor, que está haciendo su camino.

-- El público latinoamericano es amplio. ¿Hay diferencias o similitudes en él?.

-- Hay algo maravilloso y es que la música une lo que las demás cosas separan. Por eso, siempre llevé la bandera de la independencia, diciendo lo que pienso, porque no siento ninguna bandera política. Me encanta la política, debatir, pero respetándonos.

Así que creo que la música une. La gente se emociona con las mismas canciones. Puede ser que se manifieste de una u otra manera, pero pasa por los mismos sentimientos y eso es maravilloso.

"ME GUSTA LA MUJER QUE UNO PUEDE ADMIRAR POR LO QUE HACE".

-- Antes habló de la igualdad. ¿Tiene algún reparo al momento de componer en relación a la igualdad de género?.

-- La igualdad es algo que a mí me parece muy importante. He tenido la suerte de nacer en un vientre feminista de avanzada, porque mi madre era muy jovencita y empezó a trabajar, a abrirse camino y tenía una vocación tan grande que así se hizo su profesión.

Entonces me gusta la mujer que trabaja, que sale adelante, que uno puede admirar por lo que hace. Me gustan también los hombres que tenemos ese rasgo femenino, que apoyamos y acompañamos a las mujeres.

En la canción "Iguales", partimos del punto de respetar al otro más allá de la diferencia. Y me encanta cuando la gente toma esas canciones como bandera.

Ahora me estaba escribiendo gente de Chile y de Bolivia abrazando la canción. En Argentina también, la cantan en las escuelas y me parece que es el mejor destino que las canciones pueden tener, porque han sido creadas para eso.

-- Otra canción que la gente toma como bandera es "Color esperanza", que generó algunos desencuentros con su autor, Coti Sorokin, quien lo invitó a cantar con él en el Luna Park. ¿Lo sintió como un gesto de reconciliación?.

-- No hace falta una reconciliación porque nunca hubo una discrepancia. Siempre estuvo claro. Lo respeto mucho a Coti y estoy agradecido con él, con Cachorro [López], con quienes hemos trabajado, y todo lo que la canción ha provocado.

Lo que pasa es que la canción en mi voz ha generado algo tan especial, que no lo pensamos, que a lo mejor opaca al resto de los que estamos alrededor. Y me parece que está bueno aprovechar esta oportunidad para agradecer y disfrutar lo que hemos generado, que es enorme, que sigue pasando y acompañando la vida de mucha gente. Y eso es lo más lindo y lo que nos tiene que poner felices.

-- Lleva muchos años en la música y sin embargo sus canciones logran traspasar generaciones. ¿Por qué cree que sucede?.

-- Creo que las canciones, cuando se empiezan a traspasar de generación en generación es porque atraviesan familias y mi público es muy de familias. Veo que vienen los padres con los hijos, gente grande, abuelos. Me encanta poder salir y sentir que hay un público muy amplio que disfruta de mi concierto.

Veo chicos chiquitos que se enganchan, por ejemplo, con "Un poquito", la canción que hicimos con Carlos Vives. Para ellos soy "el de 'Un poquito'", porque para ellos la vida empieza ahí. Entonces está bueno esto de reinventarse y de regenerarse para llegar a un público bien amplio .

Compartir en: